SiluetaHombre

Acudí con unos amigos a uno de los talleres de Risoterapia que impartieron. No sabíamos muy bien que nos íbamos a encontrar pero la verdad es que fue genial. No paramos de reírnos durante el tiempo que duró. ¡Salí con agujetas en músculos que no sabía ni que tenía!

Terminamos con energías renovadas de reirnos hasta de nosotros mismos.

José P.